Durante el final del verano y el otoño y especialmente en el área mediterránea suelen presentarse precipitaciones intensas, que a menudo hacen su aparición de forma súbita.

 

Estas precipitaciones que de forma local pueden ser muy intensas, suelen generar daños y riesgos a la población.

 

- RIESGOS -

 

El riesgo mayor que presenta la lluvia es una mala evacuación de las aguas encontrándose en su discurrir elementos que obstaculizan su paso generándose acumulaciones que pueden llegar a ser muy peligrosas.

 

Estas situaciones se provocan tanto en nuestra vivienda, como en la vía pública y en los terrenos cercanos a nuestra comunidad.

 

En el apartado "información" encontraremos las medidas preventivas que podemos llevar a cabo para anular o minimizar estos riesgos.

- CONSEJOS -

 

- EN EL HOGAR -

 

  • Revise el estado de su tejado y asegúrese que no hay filtraciones ni goteras.
  • Revise el estado de las bajadas de agua y asegúrese de que no están atrancadas.
  • Revise, igualmente, los desagües de plantas bajas y asegúrese que no están atrancados.
  • Cuando se teman intensas lluvias, infórmese de las previsiones meteorológicas, tanto en su zona como en aquellas a las que tenga proyectado desplazarse.
  • Sintonice las emisoras de radio locales para estar informado sobre la posibilidad de lluvias intensas o avenidas, estado de la las carreteras y, en su caso, medidas de precaución y consejos de actuación.
  • Desconecte la energía eléctrica si el agua entra en la vivienda y amenaza a la instalación.
  • Prepare un registro de sus bienes personales. Tome fotografías o vídeos de sus pertenencias. Guárdelos en un lugar seguro junto a los documentos importantes.
  • Es conveniente contar con linterna, radio y pilas.

- EN LA CALLE -

 

  • Si tiene que caminar sobre el área inundada, camine donde el agua no se esté moviendo. Use un palo para verificar la firmeza del suelo.
  • Si existe posibilidad de que ocurra una inundación repentina, trasládese inmediatamente a un terreno más alto. No espere a que le den instrucciones.
  • Evite el contacto con las aguas de la inundación. El agua puede estar contaminada con aceite, gasolina o aguas negras. La zona inundada también podría estar eléctricamente cargada debido a cables caídos o líneas eléctricas subterráneas.
  • Evite el agua en movimiento. El agua en movimiento de sólo 20cm de profundidad puede tumbarlo.
  • No sobrevalore sus posibilidades, sea prudente, y en caso necesario, espere la ayuda especializada.
  • Detecte aceras y alcantarillado, elimine obstrucciones de tierra, desechos y hojas de árboles que impidan el fácil discurrir de las aguas.

- EN EL CAMPO -

 

  • No estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.
  • Si tiene pensado viajar, procure circular, preferentemente, por carreteras principales y autopistas.
  • Mantenerse permanentemente informado a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación.
  • Ante la posibilidad de una inundación, trasládese inmediatamente a un terreno más alto. No espere a que le den instrucciones.
  • No conduzca por áreas inundadas. 20cm de agua llegarán a la parte inferior de la mayoría de los automóviles, lo cual puede causar la pérdida de control y posiblemente que el motor se pare. 35cm de agua hará que muchos vehículos floten. 70cm de agua arrastrarán casi todos los vehículos. Si las aguas suben alrededor de su automóvil, abandónelo y vaya a un terreno más alto, si puede hacerlo de una manera segura. Usted y su vehículo podrían ser arrastrados por la corriente cuando las aguas suban.
  • No cruce por puentes a los que el agua rebase por encima.

- EN LA CARRETERA -

 

  • No cruce por puentes a los que el agua rebase por encima.
  • Ante la inminente llegada de lluvias fuertes, este atento a las instrucciones que se den a través de los medios de comunicación.
  • Evite circular en coche ante lluvias fuertes, si es imprescindible, extreme las precauciones, prestando especial atención a la altura del agua, moderando la velocidad y vigilando los frenos.
  • Circule preferentemente por carreteras principales o autopistas, evitando carreteras secundarias.
  • No estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.
  • No conduzca por áreas inundadas. 20cm de agua llegarán a la parte inferior de la mayoría de los automóviles, lo cual puede causar la pérdida de control y posiblemente que el motor se pare. 35cm de agua hará que muchos vehículos floten. 70cm de agua arrastrarán casi todos los vehículos. Si las aguas suben alrededor de su automóvil, abandónelo y vaya a un terreno más alto, si puede hacerlo de una manera segura. Usted y su vehículo podrían ser arrastrados por la corriente cuando las aguas suban.

- PREVENCIÓN EN EL HOGAR -

 

Al acercarse la temporada de lluvias es necesario revisar el estado que presenta nuestra casa, el mobiliario, y las instalaciones, así como los riesgos ó peligros que puedan presentarse en los alrededores, con el fin de detectar y reducir los mismos.

 

Es conveniente que los canalones por los que se evacuará el agua en caso de lluvias, así como la superficie del tejado, se mantengan limpios y libres de residuos como hojas o tierra. Para que las tejas se mantengan en óptimas condiciones, es necesario eliminar de vez en cuando el musgo y líquenes que con el paso del tiempo surgirán y permanecerán encima de las tejas, pudiendo producir humedades.

 

El mantenimiento NUNCA lo realizaremos nosotros mismos, sino que acudiremos a profesionales. No se puede olvidar que los tejados se encuentran a una altura considerable y es necesaria cierta experiencia para realizar trabajos en ellos, sobre todo teniendo en cuenta la inclinación, y que las medidas de seguridad son de obligado cumplimiento.

 

Revise los dispositivos de saneamiento y evacuación de aguas, con especial atención a canalones, desagües, registros, etc.

 

Informe sobre el mal estado del alcantarillado